jueves, 21 de noviembre de 2013

El sabor de los sueños

¿A qué sabe la luna? de Kalandraka es una historia preciosa sobre la solidaridad y colaboración.  Nos habla de que los sueños se pueden cumplir gracias a la unión y la cooperación, tal y como comenta el autor, Michael Grejniec. Para los que sois de mi quinta un “solo no puedes, ¡con amigos, sí!” que nos habla de que todos sumamos a pesar de nuestra raza o condición y que la unión hace la fuerza.

Este libro también habla de la perspectiva, las cosas son del color del cristal a través del que uno las mira, y el sabor de la luna depende del que la pruebe, porque los sueños cuando se alcanzan saben a lo que se te antoja, que una vez conseguidos, ¡tienes derecho a imaginar su sabor!

¿A qué sabe la luna? Versión Inés y Laura

El caso es que, fijaos qué cosa tan maravillosa, los animales tienen unas ganas tremendas de alcanzar esa luna que se alza altanera todas las noches. Desde el suelo se ve un poco lejana y ausente, pero subidos al pico más alto de una montaña, se ve  más cercana. Y así es como uno tras otro, se van poniendo de acuerdo los animales para ayudarse a alcanzar la luna, siempre con el deseo firme y seguro de llegar a pellizcar un trocito de su piel para comprobar si su sabor se parece al que han soñado.

Así la tortuga con el elefante, sumándose el largo cuello de la jirafa, la fastuosa melena del león, lo astuto del zorro y la agilidad del mono construyen una sólida torre animal de la que la luna, altanera y juguetona se burla subiéndose cada vez un poquito, un poquito más.

Finalmente sube el ratón pequeñito y juguetón, la luna se piensa, ¡este no me alcanza! y qué curioso porque por pequeño y saltarín agarra de un mordisco a la luna, lunera, que le sabe exactamente a aquello que más le gusta. Ese pedacito de luna pasa de mano en mano y el sabor es para cada uno el que había imaginado.

Después de tanto trajín los animales caen rendidos y se duermen acurrucados, satisfechos por haber cumplido su sueño.

El pez extrañado les mira desde el agua asombrado ¿para qué tanto lío? Si hay una aquí, más cerca, en el agua.

Este texto va acompañado por unas ilustraciones muy expresivas, del mismo autor, que hacen de la obra un clásico a tener en la librería y una delicia para leerlo con los pequeños.


Inés ha disfrutado mucho de su lectura. Todo libro que tenga animales despierta su total interés. En casa hemos escenificado el libro mientras los leíamos, pero haciendo nuestro propio casting, porque ¡no teníamos todos los animales necesarios! Pero nos hemos divertido mucho.


Otra forma que tengo de repasar historias de manera diferente y que a Inés le encanta, es contarlas mientras dibujo, además este libro se presta mucho a ello. Aquí una muestra de nuestro trabajo ;).


- Inés, ¿a qué sabe la luna? 
- A "acao". 
¡Ahí queda eso!

Como este libro trata de sueños cumplidos, quiero hablar de MZP que es un sueño de esos que rondan por la cabeza, que van y vienen. Gracias al habernos encontrado en el camino y al trabajo en equipo, hoy es una realidad.

¿A qué sabe MZP? A mi me sabe a cariño y espero que os llegue con cada post. ¡Muchas gracias por estar ahí!

¡Feliz jueves!


Laura




3 comentarios:

  1. A Paula le encanta este libro, el año pasado fue su libro preferido sin duda, también lo hemos visto en teatro y lo hemos contado mil millones de veces, se lo recomiendo a todo el mundo. A Paula le sabe la luna a croquetas de la abuela jejeje y a mi a paella de mi mamí jejeje

    ResponderEliminar
  2. Ay! Me ha encantado la torre de peluches! Sois las mejores.

    ResponderEliminar